Back to Curso

Inmunología Humana

0% Complete
0/179 Steps
  1. INTRODUCCIÓN AL SISTEMA INMUNE HUMANO
    Introducción. Conceptos básicos
    10 Temas
  2. Células del sistema inmune y diferenciación celular
    6 Temas
  3. Tejidos del sistema inmune: órganos linfoides 1º y 2º
    3 Temas
  4. Células y mecanismos de la inmunidad innata (I): macrófagos, receptores y mecanismos efectores
    5 Temas
  5. Células y mecanismos de la inmunidad innata (II): linfocitos NK, receptores y mecanismos efectores
    4 Temas
  6. MOLÉCULAS IMPLICADAS EN EL RECONOCIMIENTO DE ANTÍGENO
    El receptor de antígeno del linfocito B
    6 Temas
  7. El receptor de antígeno del linfocito T
    4 Temas
  8. Mecanismos de generación de la diversidad de linfocitos T y B
    9 Temas
  9. El complejo principal de histocompatibilidad (I): estructura proteica, genética y nomenclatura
    3 Temas
  10. El complejo principal de histocompatibilidad (II): Procesamiento y presentación de antígeno, polimorfismo y aplicaciones clínicas
    5 Temas
  11. MOLÉCULAS ACCESORIAS DE LA RESPUESTA INMUNE
    El sistema del complemento y sus receptores (I): vía clásica y vía alternativa
    4 Temas
  12. El sistema del complemento y sus receptores (II): vía de las lectinas, vía lítica y regulación
    3 Temas
  13. Moléculas implicadas en la comunicación intercelular (I): citocinas y sus receptores
    5 Temas
  14. Moléculas implicadas en la comunicación intercelular (II): moléculas de adhesión y sus ligandos
    3 Temas
  15. EL SISTEMA INMUNE EN ACCIÓN BLOQUE
    Generación de linfocitos T efectores
    4 Temas
  16. Generación de linfocitos B efectores
    7 Temas
  17. Sistema Inmune asociado a mucosas (MALT)
    9 Temas
  18. La respuesta inmune (I): inmunidad innata e inflamación aguda
    8 Temas
  19. La respuesta inmune (II): mecanismos de la inmunidad específica
    8 Temas
  20. La respuesta inmune (III): respuesta frente a virus, bacterias y hongos, protozoos y helmintos
    9 Temas
  21. REGULACIÓN e INTRODUCCIÓN A LA INMUNOPATOLOGÍA
    Regulación de la respuesta inmune (I): regulación por moléculas
    8 Temas
  22. Regulación de la respuesta inmune (II): regulación por células y sistemas
    4 Temas
  23. El sistema inmune a lo largo del ciclo vital: Inmunosenescencia
    6 Temas
  24. Introducción a la inmunopatología
    13 Temas
  25. Introducción a la Inmunoterapia
    8 Temas
Módulo 1, Tema 2

Funciones sistema inmune y barreras de defensa

Módulo Progress
0% Complete

Aquí tienes el temario explicado en el vídeo anterior. Si tienes alguna duda plantéala en el sistema de comentarios del final de la página.


El sistema inmunitario se enfrenta a amenazas a la individualidad

Se considera extraño o no propio todo aquello que amenaza la integridad del organismo. El sistema inmunitario reacciona frente a elementos que verdaderamente suponen un peligro para la salud del individuo, como en el caso de las infecciones y parasitosis; pero además, reacciona frente a elementos considerados como potencialmente nocivos, como en el caso de los trasplantes o injertos.

En líneas generales, el sistema inmunitario reacciona ante las siguientes situaciones:

  • Infecciones de etiología bacteriana, vírica y fúngica.
  • Infestaciones parasitarias, causadas por protozoos y helmintos.
  • Alteraciones genotípicas o fenotípicas de las células, como las que acontecen en las neoplasias o tumores.
  • Células ajenas al individuo, como en el caso de los trasplantes o injertos.
  • Olvido de objetos en el interior del organismo durante intervenciones quirúrgicas.
Clasificación inmunológica de los patógenos
(Reproducido de Regueiro J.R., López C., González S. & Martínez E. (2011) Inmunología. Biología y Patología del Sistema Inmune. (4ª Ed.) Editorial Médica Panamericana, Madrid.)
Tipos de microorganismos patógenos para los humanos
(Reproducido de Regueiro J.R., López C., González S. & Martínez E. (2011) Inmunología. Biología y Patología del Sistema Inmune. (4ª Ed.) Editorial Médica Panamericana, Madrid.)

El sistema inmunitario dispone de tres líneas de defensa

Para hacer frente a los patógenos que amenazan la individualidad humana, el sistema inmunitario dispone de tres líneas de defensa, que actúan a medida que fracasan las del nivel inferior.

Líneas de defensa del sistema inmunitario
(Reproducido de Regueiro J.R., López C., González S. & Martínez E. (2011) Inmunología. Biología y Patología del Sistema Inmune. (4ª Ed.) Editorial Médica Panamericana, Madrid.)

La primera línea de defensa se corresponde con las defensas externas, constituidas por barreras mecánicas, químicas y microbiológicas contra las infecciones. La función de estas barreras es impedir la entrada y proliferación de agentes patógenos al interior del organismo (Figura 1.3).

Ejemplos de estas barreras son, respectivamente, la piel, la lisozima de la saliva y la microbiota comensal (incorrectamente denominada flora intestinal). La primera línea de defensa pertenece a la inmunidad innata, y se caracteriza por ser una defensa externa, inespecífica y rápida.

Primera línea de defensa
(Reproducido de Murray P.R., Rosenthal K.S. & Pfaller M.A. (2009) Microbiología médica. (6ª Ed.) Elsevier, Barcelona.)

La piel y las mucosas actúan a modo de barrera frente a la mayoría de agentes infecciosos. Los ácidos grasos libres producidos por las glándulas sebáceas y diversos microorganismos de la superficie cutánea, el ácido láctico, el pH ácido y el ambiente seco de la piel crean condiciones desfavorables para la mayor parte de los microorganismos.

El epitelio mucoso que tapiza los orificios del organismo está protegido por secreciones mucosas y cilios. Algunas bacterias y virus, el humo del tabaco y otros contaminantes pueden lesionar las células epiteliales ciliadas y producir susceptibilidad a enfermedades como la neumonía bacteriana secundaria.

En las secreciones de las mucosas (moco, saliva, lágrimas) también existen sustancias antimicrobianas, como los péptidos catiónicos, la lisozima, la lactoferrina y la inmunoglobulina A secretora. El ambiente ácido del estómago, la vejiga y el riñón, la bilis, y el flujo urinario permiten la inactivación y eliminación de numerosos virus y bacterias.

La temperatura corporal, en especial la fiebre, limita o impide el crecimiento de muchos microorganismos y permite que la respuesta inmunitaria sea más eficiente.

La segunda línea de defensa pertenece al grupo de las defensas internas y está constituida por las células y moléculas capaces de eliminar patógenos de forma inespecífica cuando estos franquean la primera línea de defensa. Pertenecen a esta línea de defensa las células y moléculas propias de la respuesta inmunitaria innata (Tabla 1.3). La segunda línea de defensa pertenece a la inmunidad innata, y se caracteriza por ser una defensa interna, inespecífica y rápida.

La tercera línea de defensa pertenece al grupo de las defensas internas y está constituida por las células y moléculas capaces de eliminar patógenos de forma específica, tras el fracaso de la primera y segunda línea de defensa. Pertenecen a esta línea de defensa las células y moléculas propias de la respuesta inmunitaria adaptativa (Tabla 1.3). La tercera línea de defensa pertenece a la inmunidad adaptativa, y se caracteriza por ser una defensa interna, específica, lenta y con memoria inmunológica.

Responses

  1. He escuchado casos en el que si la temperatura es muy elevada puede causar convulsiones ¿Qué tan cierto es eso?
    Si la fiebre es la que impide el crecimiento de los microorganismos, ¿Por qué ocurre eso?

    1. Hola Fátima!

      Es cierto que la fiebre es un gran aliado del sistema inmune, pues permite (entre otras cosas), que los linfocitos T lleguen de forma más rápida al lugar de la infección.

      Sin embargo, la fiebre elevada (>38º) puede ocasionar convulsiones febriles (más frecuentemente en niños sanos de 9 meses a 5 años de edad).

      Aquí es importante que entiendas que hay convulsiones febriles simples y complejas, y además hay que hacer un diagnóstico diferencial con otras patologías (síncope febril, delirio, mioclonías, …). Un correcto diagnóstico nos puede ayudar a entender si existe una patología neurológica de base que sea la causa de las convulsiones.

      Si te queda alguna duda a mayores no dudes en comentarlo por aquí 🙂

Este sitio tiene cookies para mejorar la experiencia del usuario
¿Nos las aceptas? Politica de privacidad y cookies

¡Apúntate y te avisamos de los cursos aquí!