Back to Curso

Anatomía Humana: Órganos y Vísceras

0% Complete
0/120 Steps
  1. CABEZA Y CUELLO
    Generalidades y Esplacnología de Cabeza y Cuello
    11 Temas
  2. Vascularización Cabeza y Cuello
    3 Temas
  3. Inervación Cabeza y Cuello
    7 Temas
  4. Examen Cabeza Y Cuello
  5. Anatomía del Tórax
    2 Temas
  6. El Corazón
    7 Temas
  7. Vías Respiratorias y Pulmones
    5 Temas
  8. TÓRAX
    Esófago y Timo
    2 Temas
  9. Región Mamaria
    1 Tema
  10. Vascularización Tórax
    5 Temas
  11. Inervación Tórax
    4 Temas
  12. Examen Tórax
  13. Generalidades Anatómicas del Abdomen
    3 Temas
  14. Vísceras Digestivas Abdominales
    10 Temas
  15. Vascularización Abdomen
    7 Temas
  16. Inervación del abdomen
    4 Temas
  17. ABDOMEN (DIGESTIVO)
    Examen Abdomen
  18. Anatomía de la Pelvis
    2 Temas
  19. Aparato Urinario
    6 Temas
  20. Sistema Genital Masculino
    5 Temas
  21. Sistema Genital Femenino
    4 Temas
  22. Vascularización Sistema Genitourinario (Pelvis)
    3 Temas
  23. PELVIS
    Inervación Pelvis
    4 Temas
  24. Examen Pelvis
Módulo Progress
0% Complete

El hígado es la glándula de mayor tamaño del cuerpo, anexa al aparato digestivo, vierte la bilis, producto de su secreción externa (importante para la digestión de las grasas), en el duodeno.

El hígado, además una glándula de secreción interna, con múltiples actividades metabólicas, siendo además un almacén de glucógeno. Interviene en la mayoría de los procesos metabólicos del organismo. Recibe, a través de la vena porta, todos los productos de la absorción intestinal (proteínas, hidratos de carbono y grasas) y los transforma en sustancias mas complejas, indispensables para el funcionamiento normal del organismo. Además, fagocita sustancias del torrente circulatorio, siendo capaz de eliminar medicamentos, hormonas y otros productos metabólicos.

Su peso, en el adulto, es aproximadamente de 1500 gr, siendo el órgano más voluminoso del organismo. Está situado debajo del diafragma, por encima del duodeno y por delante del estómago, ocupa por sí solo la mitad del espacio supramesocólico del abdomen.

El hígado con frecuencia sufre traumatismos en el ser vivo (por ejemplo heridas punzantes o por fracturas costales), siendo un órgano muy vascularizado y friable, estos traumatismos provocan en general una considerable hemorragia y dolor en el cuadrante superior derecho del abdomen, siendo difícil su sutura.

Su aspecto, generalmente homogéneo, liso, de color rojo oscuro, se puede modificar en numerosas enfermedades: turgente y verdoso, en las retenciones biliares; retraído y fibroso en las cirrosis; achocolatado, en los cánceres secundarios.

Configuración externa

En el hígado distinguimos dos caras: una cara diafragmática, convexa, antero-superior y una cara visceral, casi plana (posteroinferior). Estas dos caras están separadas por dos bordes: anteriormente por un borde agudo (borde inferior), posterior y superiormente, por un borde grueso, romo (borde posterior).

La cara diafragmática (cara anterosuperior)

Es convexa en relación con la concavidad del diafragma, con forma de cúpula y de superficie lisa. Se encuentra dividida en dos partes, derecha e izquierda, por la implantación del ligamento falciforme en el hígado, que se extiende entre el hígado y la pared abdominal. La porción más voluminosa situada a la derecha de este ligamento es lóbulo derecho y la izquierda el lóbulo izquierdo.

La cara visceral (posteroinferior)

Se encuentra orientada hacia abajo y hacia atrás, por lo que no es visible desde una visión anterior. Es relativamente cóncava y presenta una serie fisuras e impresiones producidas por el contacto con otros órganos (véase relaciones viscerales del hígado). En su parte central existen tres surcos o fisuras dispuestos en forma de «H», que delimitan cuatro lóbulos.

  • Fisura longitudinal derecha: Está excavada delante por la fosa cística de la vesícula biliar, hacia atrás se continúa con la vena cava inferior, unida al hígado.
  • Fisura longitudinal (venosa) izquierda: Hacia delante aloja al ligamento de la vena umbilical o ligamento redondo del hígado. Hacia atrás contiene los vestigios del conducto venoso de Arancio (situado entre la rama izquierda de la vena porta y la vena cava inferior).
  • Porta hepático, surco transverso (hilio hepático): une ambas fisuras. Es la entrada de los vasos y nervios al hígado y la salida de los conductos excretores.

Estas fisuras delimitan cuatro lóbulos:

  • Lóbulo derecho: situado a la derecha de la fisura longitudinal derecha.
  • Lóbulo cuadrado: Parte situada entre la fosa de la vesícula biliar y el ligamento redondo.
  • Lóbulo izquierdo: situado a la izquierda de la fisura longitudinal izquierda. Este lóbulo se adelgaza hacia la izquierda.
  • Lóbulo caudado (de Spiegel): situado detrás del hilio hepático, entre la vena cava inferior y el conducto venoso de Arancio. Constituye un lóbulo independiente.

Bordes

  • Borde Inferior o anterior: Situado en la unión anterior de las caras diafragmática y visceral del hígado. Es delgado y presenta una incisura para el ligamento redondo y otra para el fondo de la vesícula biliar. Está en relación con el borde condral derecho y cruza la región epigástrica hasta el 6º o 7º cartílago izquierdo. En condiciones patológicas, el hígado puede aumentar de tamaño (hepatomegalia), descendiendo su borde anterior por debajo del reborde costal.
  • Borde posterior: Une por detrás las caras diafragmática y visceral del hígado. Más grueso que el anterior y se relaciona con el diafragma.

Configuración anatómica

El hígado está rodeado por peritoneo y, además, bajo el peritoneo, por una membrana propia, delgada: la cápsula fibrosa del hígado (de Glisson). Esta membrana envuelve por completo al hígado y se introduce a nivel del hílio hepático, dividiéndolo en lóbulos y lobulillos.

Parénquima hepático

La estructura básica del parénquima hepático, está formada por células dispuestas de forma radiada (lobulillos hepáticos), de aspecto hexagonal, rodeados por tejido conjuntivo (prolongación de la cápsula de Glisson). Los lobulillos están separados entre sí por espacios (interlobulillares), donde encontramos un grupo de vasos y conducto biliar.

Por otro lado, la división y la subdivisión de los vasos y de los conductos biliares, dentro del hígado, lo divide en territorios funcionales, denominados segmentos hepáticos, cada uno de ellos con ramas individuales de tres elementos, que en conjunto forman la denominada «triada portal». Cada triada portal está formada por una rama de la vena porta, una de la arteria hepática y un conducto biliar. Estas divisiones del hígado ha hecho posible la práctica de extirpaciones parciales (hepatectomías): lobectomías (extirpación de un lóbulo hepático) o segmentectomías (la extirpación de segmentos del hígado), sin que se produzca una hemorragia exagerada.

Peritoneo y ligamentos del hígado. Medios de fijación

El hígado es un órgano intraperitoneal, está envuelto casi por completo por la hoja visceral del peritoneo. Este peritoneo se extiende hacia estructuras próximas y forma diversos pliegues peritoneales:

  • En la cara diafragmática: El ligamento falciforme y el ligamento coronario (dos importantes medios de fijación del hígado), que continúan el peritoneo visceral del hígado con el peritoneo parietal que recubre la pared anterior del abdomen y el diafragma.
  • En la cara visceral: El omento menor (une el peritoneo visceral del hígado con el del estómago).

El ligamento falciforme o suspensorio del hígado

Une el hígado con el diafragma y con la pared anterior del abdomen. Tiene forma de «hoz», pudiéndose distinguir en este ligamento dos caras (derecha e izquierda) y dos bordes (inferior y superior).

El borde inferior del ligamento falciforme tiene forma cóncava, después de insertarse en el hígado, se continúa por el ligamento redondo hasta el ombligo, constituyendo el borde libre de la «hoz». Su borde superior es el que se inserta en el diafragma y luego en la pared anterior del abdomen (hasta el ombligo).

El ligamento coronario

Une la cara diafragmática del hígado al diafragma. Es muy corto, en altura, y alargado, horizontalmente. Está formado por dos hojas separadas entre sí y solo unidas por sus extremos, que se condensan y se alargan y forman a su vez los ligamentos triangulares.

Entre las dos hojas del ligamento coronario delimitan el «área desnuda del hígado».

Omento (epiplón) menor

Une el hígado al esófago abdominal, al estómago y a la primera porción del duodeno. Tiene forma cuadrilátera y en él se distingue un borde libre que se extiende desde el hígado hacia el duodeno y delimita, por delante el orificio omental (entrada a la bolsa omental). En el espesor del borde libre se localiza el pedículo hepático.


El hígado, por lo tanto, se mantiene fijo en su posición por varios factores:

  • Posteriormente, el área desnuda del hígado está unida al diafragma por un tejido conjuntivo muy denso.
  • Por la vena cava inferior, que está adherida a su pared y además, las venas hepáticas que salen del hígado y desembocan en la cava.
  • Por ligamentos peritoneales, que unen el peritoneo hepático con el peritoneo parietal del diafragma (ligamento coronario) y de la pared anterior del abdomen (ligamento falciforme).

Relaciones del hígado

Relaciones diafragmáticas (anterosuperiores)

El hígado es un órgano toracoabdominal, está casi enteramente oculto por la pared torácica. Se relaciona con el diafragma y a través de éste con la cavidad pleural derecha y con el corazón envuelto en su pericardio.

Relaciones viscerales (posteroinferiores)

Además de los elementos del pedículo hepático (en el hílio) y de la vesícula biliar y la vena cava inferior (fisura longitudinal derecha), el hígado se relaciona con vísceras, que dejan su impresión en esta cara:

La cara visceral del lóbulo derecho del hígado, presenta tres impresiones: una anterior, en relación con el ángulo cólico derecho y la parte inicial del colon transverso (impresión cólica); una posterior, en relación con el riñón y la glándula suprarrenal derecha (impresión renal); y otra intermedia, junto a la vesícula biliar, en relación con el duodeno (impresión duodenal).

La cara visceral del lóbulo izquierdo se relaciona principalmente con el estómago (impresión gástrica).

Responses

Este sitio tiene cookies para mejorar la experiencia del usuario
¿Nos las aceptas? Politica de privacidad y cookies

¡Apúntate y te avisamos de los cursos aquí!