Back to Curso

Anatomía Humana: Órganos y Vísceras

0% Complete
0/0 Steps
  1. CABEZA Y CUELLO
    Generalidades y Esplacnología de Cabeza y Cuello
    12 Temas
  2. Vascularización Cabeza y Cuello
    3 Temas
  3. Inervación Cabeza y Cuello
    7 Temas
  4. Examen Cabeza Y Cuello
  5. TÓRAX
    Anatomía del Tórax
    2 Temas
  6. El Corazón
    7 Temas
  7. Vías Respiratorias y Pulmones
    5 Temas
  8. Esófago y Timo
    2 Temas
  9. Región Mamaria
    1 Tema
  10. Vascularización Tórax
    5 Temas
  11. Inervación Tórax
    4 Temas
  12. Examen Tórax
  13. ABDOMEN (DIGESTIVO)
    Generalidades Anatómicas del Abdomen
    3 Temas
  14. Vísceras Digestivas Abdominales
    10 Temas
  15. Vascularización Abdomen
    7 Temas
  16. Inervación del abdomen
    4 Temas
  17. Examen Abdomen
  18. PELVIS
    Anatomía de la Pelvis
    2 Temas
  19. Aparato Urinario
    6 Temas
  20. Sistema Genital Masculino
    5 Temas
  21. Sistema Genital Femenino
    4 Temas
  22. Vascularización Sistema Genitourinario (Pelvis)
    3 Temas
  23. Inervación Pelvis
    4 Temas
  24. Examen Pelvis

Cuestionarios

Módulo 16, Tema 4
En Progreso

Inervación de las vísceras abdominales

Módulo Progress
0% Complete

Inervación del estómago

Los nervios provienen del los nervios vagos directamente (principalmente el izquierdo) (nervios parasimpáticos) y del plexo celíaco (simpáticos y parasimpáticos). Los nervios gástricos originados directamente de los vagos aparecen a nivel del cardias y descienden por las caras anterior y posterior del estómago, siguiendo la curvatura menor.

Los nervios del estómago tienen una acción motora, sensitiva y secretora. El parasimpático (vago) es motor, sensitivo y secretor. El simpático es inhibidor de la motricidad y de la secreción. El nervio vago posee una acción esencial en la sensibilidad de este órgano. En casos especiales, la vagotomía quirúrgica (sección de ambos vagos) se puede utilizar para aplacar el dolor de las úlceras gástricas, disminuyendo además la secreción gástrica. Esta práctica quirúrgica presenta el inconveniente de que también se produce un bloqueo del píloro y una disminución de la motricidad intestinal. Por este motivo, con frecuencia se practica la vagotomía selectiva, en la que solo se seccionan los ramos gástricos del vago.

Inervación del hígado

Los nervios del hígado provienen del nervio gastrohepático (rama del vago- Parasimpático) y del plexo celíaco (simpáticos y parasimpáticos). Estos nervios son muy numerosos y se disponen formando dos plexos hepáticos, anterior y posterior, alrededor de la arteria hepática. De estos plexos salen nervios que siguen las vías biliares, enviando ramas a la vesícula biliar y ramas que penetran en el hígado a través del hilio hepático y se distribuyen por todo el hígado.

Inervación del bazo

Los nervios provienen del plexo celíaco (solar), siguen a la arteria esplénica y sus ramos, conteniendo fibras simpáticas y parasimpáticas. Son fibras fundamentalmente vasomotoras, que controlan el volumen sanguíneo, controlando la dilatación o contracción de la arteria.

Inervación del páncreas

Los nervios son muy numerosos, provienen del plexo celíaco y mesentérico superior (solar). Siguen las arterias, abordando el páncreas junto con ellas. Son nervios mixtos (simpáticos y parasimpáticos) y sensitivos y secretores. La secreción está asegurada por el vago, mientras que la sensibilidad depende del simpático.

Inervación del intestino delgado y grueso

Son nervios mixtos que contienen fibras simpáticas y parasimpáticas. Estos nervios proceden de los plexos mesentéricos superior inferior e hipogástricos. Desde los ganglios de estos plexos los nervios se disponen en plexos nerviosos ampliamente anastomosados entre sí, que acompaña a los vasos hasta las paredes intestinales, formando en el caso del intestino delgado una vaina periarterial espesa, situada en el espesor del mesenterio.

Las fibras simpáticas proceden de los nervios esplácnicos torácicos y lumbares. Estos se dirigen hacia los plexos haciendo sinapsis en los ganglios a diferentes niveles. Sus fibras postsinápticas acompañan a los vasos. Tienen una acción inhibitoria de las funciones intestinales, producen vasoconstricción.

Las fibras parasimpáticas derivan del vago. Las ramas vagales se dirigen hacia los plexos, pero no hacen sinapsis, desde aquí acompañan a los vasos hacia la pared del intestino delgado, hasta los plexos mientéricos y submucoso, donde hacen sinapsis. Actúan estimulando los movimientos peristálticos y aumentan la secreción intestinal.

Inervación del recto

El hecho de que en el recto exista una musculatura esfinteriana estriada hace que haya dos tipos de inervación: vegetativa (simpática y parasimpática) y somática (nervio rectal inferior).

Las fibras vegetativas proceden de los plexos hipogástrico superior e hipogástrico inferior.

Las aferencias simpáticas provienen: de los nervios esplácnicos lumbares y de los ramos del tronco simpático sacro. Son fibras preganglionares que hacen sinapsis en los plexos comentados anteriormente.

Las aferencias parasimpáticas provienen: de los nervios esplácnicos pelvianos (erectores). Son fibras preganglionares que atraviesan los plexos sin hacer sinapsis en ellos y desde aquí acompañan a los vasos hacia la pared del recto hasta los plexos intramurales, donde hacen sinapsis.

La inervación somática procede de una rama colateral del plexo pudendo (raíces sacras 2ª, 3ª y 4ª): el nervio rectal (hemorroidal) inferior o anal, que atraviesa la fosa isquiorrectal en compañía de los vasos rectales inferiores. Es el nervio del esfínter externo del ano.

Responses

Este sitio tiene cookies para mejorar la experiencia del usuario
¿Nos las aceptas? Politica de privacidad y cookies