Back to Curso

Anatomía Humana: Órganos y Vísceras

0% Complete
0/120 Steps
  1. CABEZA Y CUELLO
    Generalidades y Esplacnología de Cabeza y Cuello
    11 Temas
  2. Vascularización Cabeza y Cuello
    3 Temas
  3. Inervación Cabeza y Cuello
    7 Temas
  4. Examen Cabeza Y Cuello
  5. Anatomía del Tórax
    2 Temas
  6. El Corazón
    7 Temas
  7. Vías Respiratorias y Pulmones
    5 Temas
  8. TÓRAX
    Esófago y Timo
    2 Temas
  9. Región Mamaria
    1 Tema
  10. Vascularización Tórax
    5 Temas
  11. Inervación Tórax
    4 Temas
  12. Examen Tórax
  13. Generalidades Anatómicas del Abdomen
    3 Temas
  14. Vísceras Digestivas Abdominales
    10 Temas
  15. Vascularización Abdomen
    7 Temas
  16. Inervación del abdomen
    4 Temas
  17. ABDOMEN (DIGESTIVO)
    Examen Abdomen
  18. Anatomía de la Pelvis
    2 Temas
  19. Aparato Urinario
    6 Temas
  20. Sistema Genital Masculino
    5 Temas
  21. Sistema Genital Femenino
    4 Temas
  22. Vascularización Sistema Genitourinario (Pelvis)
    3 Temas
  23. PELVIS
    Inervación Pelvis
    4 Temas
  24. Examen Pelvis
Módulo Progress
0% Complete

Es una formación muscular de forma tubular que se sitúa profundamente, por delante de la columna vertebral cervical y por detrás de la nariz, la boca y la laringe con las que se comunica, inferiormente se continúa con el esófago. En consecuencia es una estructura común a los sistemas respiratorio y digestivo e interviene en la deglución, respiración, fonación e influye en la audición.

Se extiende desde la base del cráneo hasta el nivel de la 6ª o 7ª vértebra cervical aunque durante la deglución se eleva. Es aplanada de delante hacia atrás.

Distinguimos tres porciones:

  • Porción superior o Rinofaringe (por su relación con la fosa nasal).
  • Porción media u Orofaringe (por su relación con la boca).
  • Porción inferior o Laringofaringe (por su relación con la laringe).

Constitución de la faringe

La faringe es una estructura tubular con tres capas concéntricas que incluyen una capa externa muscular, una capa intermedia fibrosa o aponeurosis faríngea y una interna o mucosa faríngea.

Aponeurosis faríngea (fascia faringobasilar)

Es una especie de formación tubular fibrosa a la que le falta la pared anterior y se le puede considerar como el esqueleto de la faringe.

Superiormente se inserta en la base del cráneo (tubérculo faríngeo de la apófisis basilar del occipital). Los bordes anteriores de esta aponeurosis se insertan de arriba hacia abajo en las pterigoides, el ligamento pterigomandibular, el hioides y el borde posterior del cartílago tiroides y cricoides de la laringe.

Musculatura faríngea

Se trata de una serie de músculos estriados de contracción automática pero voluntaria que rodean incompletamente a la aponeurosis faríngea por lo que se denominan músculos constrictores, superior, medio e inferior.

Existen además tres músculos denominados elevadores que son el palatofaríngeo (ya estudiado con el paladar), el estilofaríngeo y el salpingofaríngeo.

Constrictor superior de la faringe

Los músculos constrictores se solapan a modo de tejas, de arriba hacia abajo y de profundo a superficial. Por lo tanto el constrictor superior es el más profundo de todos. Se inserta en el ala interna de la pterigoides, ligamento pterigomandibular y parte posterior de la línea milohioidea.

Desde allí se dirige hacia atrás rodeando a la aponeurosis faríngea para unirse con el músculo contralateral en el rafe medio posterior, en su borde superior deja una zona de aponeurosis faríngea sin cubrir por músculo a través de la que penetra la trompa auditiva y el músculo elevador del velo del paladar.

Su acción principal es la de constrictor de la faringe, las fibras medias, que son horizontales, actúan como un esfínter entre la oro y la rinofaringe en conjunto con el músculo palatofaríngeo.

Constrictor medio de la faringe

Este músculo cubre parcialmente al constrictor superior y se inserta en el hueso hioides, sus fibras se dirigen hacia atrás y un poco hacia arriba hasta alcanzar el rafe de la línea media.

Constrictor inferior de la faringe

Cubre parcialmente al constrictor medio. Se inserta en el cartílago tiroides y cricoides, sus fibras se abren en abanico para unirse en el rafe posterior el músculo contralateral. Las fibras más inferiores se condensan y se las denomina músculo cricofaríngeo, asociado a la acción esfinteriana de la unión esofagogástrica.

Músculo palatofaríngeo

(ya se ha estudiado en el paladar).

Músculo estilofaríngeo

Se origina en la apófisis estiloides y se dirige hacia abajo y hacia adelante pegado a la pared lateral del constrictor superior, se mete entre este y el constrictor medio, se abre en abanico y termina en la aponeurosis faríngea. Su contracción eleva la faringe durante la deglución.

Músculo Salpingofaríngeo. Se origina en el cartílago de la trompa de Eustaquio y desciende verticalmente para insertarse en la aponeurosis faríngea Dejando un relieve en la mucosa lateral de la faringe. Es elevador de la faringe y abre la trompa.

Deglución

Es un proceso motor complejo de carácter voluntario pero que conlleva una serie de actos motores automáticos. Tiene lugar al final de la masticación (excepto para los líquidos) y está destinada a orientar los alimentos hacia el esófago.

Distinguimos dos fases en el proceso de deglución, una bucal y otra faríngea.

La fase bucal comienza cuando los alimentos ya han sido convenientemente masticados y ensalivados y el bolo alimenticio tiene una consistencia apropiada. Se produce un cierre de las arcadas dentarias con relajación del istmo de las fauces y una elevación de la lengua que va
aplastándose contra el paladar progresivamente de delante hacia atrás empujando el bolo alimenticio hasta que sobrepasa el istmo de las fauces.

A partir de este momento empieza la fase faríngea que debe conducir el bolo hacia el esófago. En primer lugar se produce una contracción de los músculos de los pilares del paladar y una elevación de la lengua que hace que el istmo de las fauces se cierre e impida el retroceso del alimento a la boca, simultáneamente el velo del paladar se eleva y se tensa al tiempo que el constrictor superior de la faringe y el palatofaríngeo estrechan la transición entre la rino y orofarínge, en conjunto con el velo del paladar taponan completamente esta comunicación e impiden que el alimento progrese hacia las fosas nasales.

El último período es una elevación en bloque de la faringe y la creación de una onda peristáltica de contracción (que va precedida de otra de relajación) en los músculos constrictores que progresa de arriba hacia abajo y que hace que el alimento progrese hacia la parte inferior de la faringe.

En esta fase la elevación de la laringe junto con el empuje que hace el bolo alimenticio sobre la epiglotis hace que esta descienda y tape el brocal laríngeo impidiendo el paso de alimentos a la vía aérea. Este período concluye con la relajación del esfínter existente en la transición faringoesofágica y el ingreso del bolo alimenticio en el esófago, a partir de lo cual el acto de la deglución pasa a ser totalmente automático y no puede ser detenido voluntariamente.

En esta imagen podemos ver el paso del bolo alimenticio a lo largo del proceso de deglución. La deglución incluye la fase voluntaria y dos fases involuntarias: la fase faríngea y la fase esofágica.
Fuente: Anatomy and Physiology, Open Stax CNX

Configuración interna de la faringe

La superficie interna de la faringe está recubierta por una mucosa con abundantes folículos linfoides, que se continúa con las de las fosas nasales, la de la boca y la de la laringe.

El tejido linfoideo de esta región se agrupa en formaciones, denominadas amígdalas, en torno al orificio del istmo de las fauces, hay una amígdala faríngea, dos amígdalas tubáricas (En torno al orificio de la trompa), dos amígdalas palatinas y una amígdala lingual, en conjunto forman el denominado anillo amigdalino de Waldeyer, que cumple una función de defensa inmunitaria en torno a la principal vía de entrada de microorganismos a nuestro cuerpo.

La hipertrofia del tejido linfoide de la amígdala faríngea por infección crónica (conocido como adenoides o vegetaciones) conlleva la obstrucción parcial o total de las coanas y de los orificios de la trompa con las consiguientes alteraciones respiratorias (Facies adenoidea) y otológicas, por lo que es frecuente la extirpación quirúrgica de este tejido.

Los principales accidentes de la mucosa faríngea a nivel de la rinofaringe son:

  • En la pared anterior se abren los dos orificios de comunicación con la fosa nasal, las coanas.
  • En el techo o bóveda faríngea se encuentra la amígdala faríngea y por detrás de ella una depresión o bolsa faríngea (resto embrionario de la formación de la adenohipófisis).
  • En la pared posterior existen numerosas elevaciones de la mucosa generadas por islotes linfoideos.
  • En la pared lateral hay un orificio triangular de desembocadura de la trompa auditiva o de Eustaquio rodeado por el rodete tubárico que se continua hacia abajo con el pliegue salpingofaríngeo (generado por el músculo salpingofaríngeo) por detrás y por el pliegue salpingopalatino por delante.
  • En torno a este orificio hay un acúmulo de tejido linfoide conocido como amígdala tubárica.

En la orofaringe se aprecia, en su pared anterior, el istmo de las fauces y por debajo la base de la lengua con los pliegues glosoepiglóticos (uno medio y dos laterales) entre los que se delimitan las fosas glosoepiglóticas o valléculas.

En la pared posterior hay una serie de relieves en la mucosa debidos a la presencia de tejido linfoide. En sus paredes laterales está el relieve de los pilares posteriores del paladar y las amígdalas palatinas que ya hemos comentado a propósito del istmo de las fauces. Por debajo de estas estructuras empiezan los canales faringolaríngeos o recesos piriformes que se prolongan hacia abajo a ambos lados de la laringe y sirven para dar paso al bolo alimenticio durante la deglución.

En la laringofaringe el accidente más destacable de la pared anterior, es el orificio superior o brocal laríngeo cerrado por la epiglotis, a ambos lados se encuentran la continuación de los recesos piriformes. En la parte inferior hay un estrechamiento que hace relieve en la mucosa, es la boca del esófago y se debe a la existencia de una concentración de fibras del constrictor inferior (esfínter cricofaríngeo).

La zona de unión faringoesofágica es una zona débil que puede generar hernias voluminosas de la mucosa por la presión repetida durante la deglución, son los denominados divertículos faringoesofágicos.

Responses

Este sitio tiene cookies para mejorar la experiencia del usuario
¿Nos las aceptas? Politica de privacidad y cookies

¡Apúntate y te avisamos de los cursos aquí!