Back to Curso

Anatomía Humana: Órganos y Vísceras

0% Complete
0/120 Steps
  1. CABEZA Y CUELLO
    Generalidades y Esplacnología de Cabeza y Cuello
    11 Temas
  2. Vascularización Cabeza y Cuello
    3 Temas
  3. Inervación Cabeza y Cuello
    7 Temas
  4. Examen Cabeza Y Cuello
  5. Anatomía del Tórax
    2 Temas
  6. El Corazón
    7 Temas
  7. Vías Respiratorias y Pulmones
    5 Temas
  8. TÓRAX
    Esófago y Timo
    2 Temas
  9. Región Mamaria
    1 Tema
  10. Vascularización Tórax
    5 Temas
  11. Inervación Tórax
    4 Temas
  12. Examen Tórax
  13. Generalidades Anatómicas del Abdomen
    3 Temas
  14. Vísceras Digestivas Abdominales
    10 Temas
  15. Vascularización Abdomen
    7 Temas
  16. Inervación del abdomen
    4 Temas
  17. ABDOMEN (DIGESTIVO)
    Examen Abdomen
  18. Anatomía de la Pelvis
    2 Temas
  19. Aparato Urinario
    6 Temas
  20. Sistema Genital Masculino
    5 Temas
  21. Sistema Genital Femenino
    4 Temas
  22. Vascularización Sistema Genitourinario (Pelvis)
    3 Temas
  23. PELVIS
    Inervación Pelvis
    4 Temas
  24. Examen Pelvis
Módulo Progress
0% Complete

Son una serie de piezas duras implantadas en los alveolos de la mandíbula y el maxilar superior destinados a la trituración o masticación de los alimentos.

En los niños existe una dentición transitoria o decidual formada por 20 piezas (8 incisivos, 4 caninos y 8 molares) que comienzan a salir a los 6-8 meses y que perduran hasta los 6-12 años, período en que son sustituidos progresivamente por los dientes definitivos mediante un proceso de reabsorción de las raíces. La dentición adulta se completa con la aparición de los terceros molares (generalmente después de los 20 años). Así la dentición definitiva de un adulto se compone de 32 piezas con 8 incisivos (4 superiores y 4 inferiores), 4 caninos (2 sup y 2 inf), 8 premolares (4 sup y 4 inf) y 12 molares (6 sup y 6 inf).

Cada pieza dentaria se compone de tres partes: Corona, raíz y cuello.

  • La Corona es la parte del diente que sobresale de la encía, tiene una morfología característica en cada diente. La corona tiene una cara vestibular o labial, una cara lingual u oral, una cara mesial (que mira hacia el plano medio de la boca) y de otra distal y por último de una cara oclusal (la que ocluye con la pieza dentaria superior correspondiente), que tiene una serie de elevaciones o Cúspides que son características de cada tipo de diente, son cortantes y afiladas en los incisivos, puntiagudas en los caninos, bicúspides en los premolares, con cuatro cúspides en los molares superiores y con cinco en los molares inferiores.
  • La Raíz es la parte del diente que se engasta dentro del alveolo dentario al que se une por una lámina de tejido fibroso rico en colágeno conocido como Ligamento periodontal. Los dientes pueden ser uni o multiradiculares, los incisivos y caninos son uniradiculares, los premolares superiores tienen dos raíces y los inferiores una, los molares superiores tienen tres raíces y los molares inferiores tienen dos. Cuando hay varias raíces, suelen ser paralelas pero es frecuente que sean divergentes o convergentes, dificultando la extracción del diente.
  • Se denomina Cuello del diente a la franja del diente que queda en contacto directo con la encía (cuello clínico).
Aquí os dejamos esta imagen para que podáis ver mejor las estructuras del diente. No está completa del todo, pero os servirá para orientaros. Fuente: Paradigmia

El principal componente del diente es la dentina o marfil, en el interior presenta la cavidad pulpar rellena de un tejido conectivo laxo con abundantes vasos y nervios que forman la pulpa dentaria

La cavidad pulpar se prolonga en las raíces con los conductos radiculares que se abren en el vértice de la raíz (ostium apical) por el que entran los vasos y los nervios, que llegan por los conductos alveolares o dentarios del maxilar superior e inferior.

La superficie externa del diente está cubierta de esmalte (sustancia de color ligeramente amarillento muy dura y resistente al desgaste) a nivel de la corona y de cemento a nivel de la raíz.

El ligamento alveolodentario, es un tejido fibroso que une el cemento al hueso compacto del alveolo y mantiene el diente en su lugar, al tiempo que amortigua las presiones ejercidas sobre el diente. La vascularización de los dientes proviene de la arteria maxilar interna y la inervación de los dientes proviene del nervio trigémino.

La lesión, por parte de gérmenes, del esmalte y posteriormente de la dentina provoca la “caries”, que al alcanzar la cavidad pulpar produce dolor, y en ocasiones progresa a través de los conductos radiculares afectando al ligamento periodontal (periodontitis) y provocando la perdida de la pieza dentaria. La proximidad del vértice de la raíz de los molares superiores con el seno maxilar hace que pueden pasar infecciones entre ambas estructuras.

El cemento es un tejido parecido al hueso que recubre la raíz del diente, su superficie es rugosa y sirve de inserción al ligamento periodontal.

La encía es la parte de la mucosa oral que recubre el reborde alveolar y se extiende hasta recubrir el cuello del diente. Está formada por tejido fibroso cubierto de mucosa, sin glándulas. Con los años sufre un proceso de regresión dejando al descubierto el cuello del diente, por lo que parece que este crece. Los procesos inflamatorios de las encías son conocidos como gingivitis y pueden propagarse hacia el ligamento periodontal.

Responses

Este sitio tiene cookies para mejorar la experiencia del usuario
¿Nos las aceptas? Politica de privacidad y cookies

¡Apúntate y te avisamos de los cursos aquí!